lunes, 12 de marzo de 2018

Las palabras que el viento se llevó


Rodaban las ruedas del ferrocarril y Elisa, angustiada, solo veía con nostalgia hacia el horizonte.

Las lágrimas caían por su rostro al recordar los días y el pasado que estaba dejando atrás.

Risas, alegría, buenos momentos, todo se había diluido con el paso del tiempo.

La vida la había llevado a descubrir un terrible secreto y desde ese día comenzó a morir lentamente por dentro hasta llegar al punto donde no pudo tolerar la presencia de su marido.

Respiraba con dificultad, la ansiedad y el agobio que sentía no le permitían disfrutar del bello ocaso que se dibujaba a través de la ventana del vagón, hacia el poniente.

Los asientos del tren, hechos en vinipiel, mostraban rasgaduras. Por un momento Elisa visualizaba en ellas su alma, desgastada y rota al descubrir que no era la única mujer en la vida de Rafael.

Repetía en su mente las palabras que escuchó frente al altar: En lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad. Las palabras que el viento se llevó.


Qué le valga madre, no?

Ejercicio Literario. Dialogo directo sin apoyo de narración. Por: @IsidroAvila -Parece que tiene prisa. -Por qué lo dice? -Ni bien se h...