lunes, 12 de marzo de 2018

¿Cómo llegué aquí?


Por: @IsidroAvila / Ejercicios Literarios

Había sido inducida al estado de coma para una mejor recuperación, sin embargo, Sandra podía escuchar y percibir lo que pasaba en la habitación.

-Cómo llegué aquí? Se preguntaba mientras trataba de recordar lo que había sucedido apenas unas  horas antes. La confusión inundaba su cabeza, no lograba recordar con claridad.

La puerta de la habitación se abrió y entraron el médico de guardia y la enfermera de turno.

-Doctor, cómo ve a la paciente?
-Creo que su situación no es tan grave como pensábamos.
-Es verdad llegó cubierta en sangre y pensamos lo peor.

Sandra escuchaba y a su mente vinieron las imágenes del antro, la confusión del momento, el correr de los asistentes con el sonido de los balazos de fondo, y cómo vio caer al suelo a otras personas, entre ella a su amigo Marcelo.

El olor característico del alcohol del hospital inundaba su nariz, un olor que no olvidaría jamás en su vida. Podía percibir la luz, el desgaste de la cama que no era del todo cómoda.

Por petición de su madre, quien había salido a comer algo, fue que le dejaron música de Ricardo Arjona, su cantautor favorito.

-Doctor, y si le quitamos esa música? No le parece incómoda?
-No, Laura, déjela. Hay que crearle un ambiente agradable para que reaccione de mejor manera.
-Por cierto Doctor, ya va a aceptar salir conmigo, o se va a seguir haciendo del rogar?
-Dile que no! Pensaba Sandra. “A leguas se ve que es una lagartona”, y es que a Sandra el Doctor le había parecido una persona amable y agradable.

-No, Laura, te agradezco la invitación pero, tengo familia y no es correcto que salga contigo.
-Toma eso, lagartona! En tu cara! Pensaba Sandra.
-Usted se lo pierde Doctor, la verdad se la pasaría muy bien conmigo.
-Eso no lo dudo, dijo él, pero prefiero no hacerlo. Por favor, revisa a la paciente y envíame el reporte.

En sus adentros, Sandra sonreía por el intento fallido de Laura por convencer al Doctor.

-Y pensar que Rodrigo me ha insistido mucho en salir y siempre lo rechazo. SI le hubiera hecho caso no me habría pasado esto. Si en lugar del antro hubiera ido al cine con él, seguro me habría divertido más y no estaría inmóvil en una cama de hospital. Él tanto que me quiere y yo que lo tengo en la friendzone.

El reloj en el fondo de la habitación marcaba las 2 de la tarde. El silencio era tal que, Sandra podía escuchar claramente el correr de las manecillas del reloj.

La Cerveza tiene Hórmonas Fémeninas...

El pasado fin de semana, estando filosofando con unos cuantos amigos, uno de los presentes comentó que en algún lugar había leído que la ...