martes, 2 de enero de 2018

Existir con éxito



Pensaba romper la "tradición de principios de año", pero no me dejaron. Ya me llegaron más de 15 DM's pidiéndome que publique "el escrito ese del éxito". Me conformo si le hace ruido a una sola persona.

Aquel que no ha fracasado, es porque nunca ha intentado algo nuevo.

Dicen las voces de diferentes “maestros” que mientras continúes siguiendo a los demás, nunca podrás adelantarte y sacar ventaja.


¿Será entonces que debemos ser diferentes y originales para alcanzar el éxito? Y si es así, entonces ¿ser exitoso es ser mejor que los demás? Tener el mejor reloj, la casa más grande, la cuenta de banco más gorda, el coche más caro, la ropa de mejor marca… ¿Eso es tener éxito? Y ¿qué pasa con saber amar de verdad? ¿Qué pasa con saber dar de verdad? ¿Qué pasa con saber ser feliz de verdad?

Recuerdo hace algunos años cuando el éxito tocó a mi puerta con una gran fuerza. Al día siguiente del estreno de Diseñador Ambos Sexos tenía más de 30 recados en mi casa y el buzón del celular estaba lleno. Muchas de esas llamadas eran de personas que nunca habían llamado. A algunos ni siquiera los conocía. Esa noche @lopezdoriga anunció en su noticiero de la noche que el programa había roto records de raiting y se dirigió a mí felicitándome muy cordialmente.

Después de eso, todos los medios querían entrevistarme, fotografiarme, tenerme en sus espacios de televisión. Sin duda alguna mi trabajo y el de mis compañeros estaba en boca de todos. Recibíamos invitaciones para ir a los mejores eventos y en todas las revistas y medios de información se hablaba de lo maravillosos y exitosos que éramos. Jamás había salido en tantas portadas de revistas, y de pronto era considerado hasta un símbolo sexual. ¡Wow! Tener éxito hace que hasta los demás te vean diferente de lo que te veían semanas antes.

Como consecuencia de lo sucedido mi ritmo de trabajo se incrementó al triple. Teatro, programa de TV, cine, viajes. Apenas y tenía tiempo para mal dormir y mal desayunar muy rápido en mi casa y regresaba a altas horas de la noche sintiendo un vacío terrible dentro de mí. Me dividía en tres para poder hacer todo durante el día. Dejé de escuchar mi voz interior y me dediqué a escuchar las voces del exterior.
Los comentarios de adulación hacia mi persona no me daban paz. El recibir más dinero y tener acceso a una mejor calidad de vida, no me acercaba más a mi mundo espiritual, al contrario. Empecé a sentir una necesidad de querer más de todo y “ese todo” por lo general era lo más caro. Fueron muchos meses de un vacío absoluto. Y fue ahí cuando el universo conspiró para que todo terminara (incluyendo mi matrimonio) y yo a fuerza de perderlo todo, volviera a encontrarme poco a poco conmigo mismo.

La Secretaría de Hacienda congeló mis cuentas. Viví con una lata de atún y un yogurt al día durante un par de meses. Llegué a pesar 60 kilos, pero poco a poco y día con día mi alma iba engordando. ¡Cómo! Sí, mi alma engordó mientras mi piel y mis músculos enflacaron.

Siempre he creído que cuando llegan momentos como éste, se está abriendo una puerta inmensa y se nos está haciendo una invitación para crecer, para crecer de verdad. Hay quién prefiere no abrirla y perderse hasta no volver a encontrarse, y hay quiénes hacemos una pausa y tratamos de escuchar lo que nos están queriendo decir.

Para no volverme loco en esos meses tan difíciles , me inventé un horario como los de la escuela. Me levantaba muy temprano a meditar una hora. Me bañaba, desayunaba mi yogurt y hacía el “quiaser”. Al limpiar la casa imaginaba que lo que en realidad estaba limpiando era mi espíritu, y así de esa manera lo hacía de manera muy dedicada. Después de limpiar, era tiempo de estudiar 6 horas. Soy un afortunado, y poco a poco me he ido haciendo de una gran colección de libros extraños y espirituales y ocultos y de sabiduría antigua… Todos ellos me ayudaron a volver a mí. Los días pasaban y yo me hacía más fuerte.

El teléfono no sonaba más, nadie quería hablar conmigo, y fue en ese silencio donde pude volver a escuchar esa voz interior. Fue en ese silencio donde pude volver a sentir paz. Ir nuevamente adentro me ayudó a encontrarme de nuevo…

Han pasado 17 años. El teléfono ha sonado y a dejado de sonar muchas veces. Los flashes han vuelto y se han ido. Las palabras y frases aduladoras van y vienen. Y mi voz interior no se ha callado.

Hacer las cosas bien y arriba del promedio te traerán como consecuencia el éxito en tu vida laboral. Caerte y saberte levantar te lo traerán sin duda en tu vida espiritual.
Hay que aprender a pasar las pruebas que se nos van apareciendo en el camino y continuar hacia delante.

Hoy sólo sé que sin importar lo que digan los demás al que debo tener satisfecho es a mí. Mientras esa voz interior no se queje, quiere decir que lo estoy haciendo bien. Mientras esa voz siga existiendo y yo siga aprendiendo a escucharla, sabré dar pasos firmes.

Y trato siempre que puedo no sólo de amar lo que hago, sino de encontrar el amor en lo que hago. Cuando lo logre de verdad, podré decir que he alcanzado el éxito.

Y tú, ¿existes con éxito o tienes éxito sin existir?

Qué le valga madre, no?

Ejercicio Literario. Dialogo directo sin apoyo de narración. Por: @IsidroAvila -Parece que tiene prisa. -Por qué lo dice? -Ni bien se h...