jueves, 26 de enero de 2017

A su nivel / Trump tiene prisa, nosotros no


Por: Ángel Dehesa

Cuando yo era chiquito, como todos los niños, hacía unos berrinchazos épicos cuando no me daban lo que quería.

Conchita y Germán, después de establecer su posición (no te compro el juguete, tu hermana no puede volar si la tiras por la ventana), se ponían a hacer lo que tenían que hacer y, si yo insistía en chillar, patear o berrear; pues me dejaban hasta que me cansaba.
O sea se portaban como adultos y yo como niño, era lo que correspondía.

Hoy, la Presidencia de EU está ocupada por alguien con mentalidad de niño, al cual, si le dices que no, comienza a hacer berrinche.

Peor aún, el Sr. Trump vive del berrinche, del conflicto.

Viene de la tele, de los tabloides y de las revistas donde lo que vende es "yo te digo y tú me dices" y eso es lo que busca con sus tweets provocadores.

Claro que calientan, claro que dan ganas de que el Presidente le conteste, hay quien pide que le mande un tweet contestando o que le escupa y le miente la madre.

¿Para qué?

La diplomacia y las negociaciones entre países NO se hacen por twitter (y menos desde una cuenta personal como la de Donald).

El caer en eso es hacerle el juego a Trump.

Porque les aseguro que en el INCONCEBIBLE caso de que dijéramos "sí, pagamos la pared", él diría "ah no, pero la quiero de cantera rosa y pintada de azul" y así hasta el infinito.

No quiere resolver problemas, quiere seguir discutiendo.

Porque, mientras pueda hacerlo, la gente se distrae y no se notarán sus deficiencias.

No podemos dejar de ir a reuniones porque, por nuestro lado no vamos a romper relaciones con EU, son un socio comercial y un país vecino que, además, es hogar de muchos paisanos a los que hay que proteger y se puede hacer mejor desde adentro.

Además, EU NO es Trump.

Fue más la gente que no votó por él y, cada día que pase y vean que, por más que alegue, firme decretos y ladre, la realidad lo va rebasando serán más los que se darán cuenta de quién es y las mentiras que dijo.

Trump lo sabe, por eso tiene tanta prisa y está como loco.

Su tiempo es limitado, el nuestro no, su poder no es ilimitado, su país está dividido y, si empieza a sufrir reveses, cada vez más gente le dará la espalda.

Alguien tiene que ser el adulto y está claro que él no está dispuesto a hacerlo.

El Presidente de México (al que hay muchas cosas que reclamarle), en este caso hizo lo que tenía que hacer, estableció una posición clara:

- "Con mucho gusto vamos a la reunión con nuestro vecino, pero la pared no es negociable".
- "Ah, pues si no pagas mi pared no vengas y voy a dejar de respirar hasta ponerme morado"
- "Pues qué pena, ponte morado, yo así no puedo ir. Seguimos abiertos a platicar como adultos cuando te calmes".

Más que eso, contestarle, decirle que es un pendejo, defender la "dignidad nacional" a twitazos es alimentar el conflicto del que vive Trump.

¿Ustedes creen que si le respondemos en sus términos un día dirá "ah no perdón me equivoqué"?

¿Ustedes creen que nuestro valor como mexicanos o como país depende de que Trump o sus secuaces piensen o no que somos narcos o violadores?

Somos más que eso, valemos más que eso.

Que puede tomar medidas que nos afecten, pues sí, eso no está bajo nuestro control, tendremos que prepararnos para ello.

Lo que sí podemos controlar, que es decir "no pagamos", ya lo hicimos.

Repito, él tiene prisa, nosotros no.

No nos pongamos a su nivel.


https://www.facebook.com/adehesa

La Cerveza tiene Hórmonas Fémeninas...

El pasado fin de semana, estando filosofando con unos cuantos amigos, uno de los presentes comentó que en algún lugar había leído que la ...